lunes, 15 de abril de 2013

SON DE MAR (BIGAS LUNA) (BASADA EN LA NOVELA HOMÓNIMA DE MANUEL VICENT)

José Juan Bigas Luna (1946-2013) nos ha dejado. Sentimos  su marcha y el hueco que deja, como persona y como  profesional, porque en muchas de sus películas ha sido capaz de transmitir los olores, sabores, sentimientos, maneras de hacer y de comportarse una sociedad mediterránea en la que todo lo sensorial tiene gran importancia. No vamos a hablar de su filmografía. La tiene para gustos variados, pero algunas de sus apuestas  no nos han  dejado indiferentes y, aunque hayan pasado los años, no se olvidan. Todavía recuerdo aquellas Edades de Lulú (1990) basada en la novela homónima de Almudena Grandes con una historia de amor juvenil obsesivo que, a medida que pasa el tiempo ocasiona en la protagonista un infierno psicológico, que acaba con su salud física y mental. O, Jamón, Jamón (1992)  que con aparente sencillez, cotidianidad y frescura contiene aspectos relacionados con la mitología del toro, y con unos personajes y sus intérpretes en estado de gracia primigenia. Otro tanto  me  parece la apuesta de Soy la Juani (2005).  
Su lista es larga, los temas variados, y no todas las historias merecen la misma calificación o, por lo menos,  así lo creo. 







   

       

Hoy quisiera destacar Son de mar (2001) película basada en la novela homónima de Manuel Vicent (premio Alfaguara de novela 1999).  
  Presenta un magnífico relato que absorbe toda su capacidad por captar el espíritu de la mediterraniedad; en sus espacios con su luz y con sus actores.  Únicos  en sus maneras, sus virtudes y defectos. 


SON DE MAR
TÍTULO  ORIGINAL: Son de mar
PAÍS: España
AÑO: 2001.
DIRECCIÓN: Bigas Luna
INTERPRETACIÓN: Eduard Fernández (Alberto Sierra), Jordi Mollà (Ulises), Leonor Watling (Martina), Neus Agulló, Sergio Caballero
DURACIÓN: 102 min.
GÉNERO: Drama
Color o en B/N: Color
GUIÓN: Rafael Azcona (Basada en la novela Son de mar de Manuel Vicent.
MONTAJE: Ernest Blasi
FOTOGRAFÍA: José Luis Alcaine
MÚSICA: Piano Music
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Pierre-Louis Thévenet
(Para mayores de 18 años )

Contiene personajes evocadores de la personalidad de mitos de Grecia y Roma y, por tanto, con su argumento, además de seguir una historia trágica impregnada de gran belleza, podemos establecer relaciones intertextuales con sus antecedentes clásicos, en un relato alejado de los dioses que se pierden en la historia de los tiempos, pero que nos lleva, claramente,  hacia ellos.               


Final del verano, últimos años de la década de los años noventa del siglo pasado,  en la imaginaria pero tangible e identificable Circea, una pequeña ciudad de la costa levantina. A ella llega Ulises Adsuara, un nuevo profesor de literatura latina y griega al instituto. Viene del interior. De algún lugar alejado del mar.
La sensualidad del Mediterráneo, la luz, el calor, el olor de los naranjos, los platos de la taberna a la que acude a comer y, sobre todo, las deliciosas patatas fritas que le prepara la chica, Martina hacen que pronto cambien sus costumbres y su manera de jerarquizar los valores culturales y estéticos. 


Bien pronto, Ulises se siente deslumbrado por la joven, y ella sucumbe ante los relatos que él le recita al oído.  Fantásticos fragmentos de poemas de Homero, Horacio, Virgilio… Al poco tiempo intimidan, su relación se hace cada vez más intensa, y culmina con  embarazo para Martina. Se casan y las cosas cambian porque Ulises se siente cada vez más distante de todo: el ambiente el lugar y el entorno le ahogan. 
Un día, sale de madrugada a la pesca de atunes, y desaparece. Se le da por muerto y se celebran funerales con todos los honores. Pasado el tiempo, Martina se casa con Alberto Sierra, un rico constructor local, símbolo de la opulencia que caracterizó a muchos de los que vivieron del ladrillo, a principios del siglo XXI. Alberto siempre se había sentido atraído por la chica y, al casarse, reconoce como padre al hijo que había tenido con Ulises. Martina se adapta a la nueva situación; se instala en un ambiente de lujo y caprichos y todo va bien hasta que, pasados diez años, y después de insistentes y enigmáticas llamadas telefónicas, reaparece Ulises que no ha podido olvidar a su mujer y quiere volver a verla. Como ella sigue también enamorada, le da una segunda oportunidad. Encierra a Ulises en lo alto de un rascacielos sin terminar, para  evitar que sea descubierto. Los encuentros amorosos de la pareja son cada vez más encendidos. Lógicamente, se crea una situación de difícil solución…  

La novela y el autor

La novela empieza por el final de la historia; el regreso a las playas de Circea y el rescate, de los cuerpos de Ulises Adsuara, antiguo profesor de literatura griega y latina y de Martina, muertos. No se sabe qué ha pasado pero su contenido tiene un carácter de cuento mágico  que además permite cerrar la historia, que  en el cine queda más abierta. 
A partir de ahí, en flachsback, se va desgranando el relato de los amantes, desde el inicio, acompañada de citas literarias (sobre todo de la Odisea y la de Eneida) que dan consistencia al relato. 

El espacio, situado perfectamente en la costa levantina cercana a Valencia, tiene como marco principal la población de Circea, que se sigue también en la película. En sentido etimológico correspondería a la ciudad de la deidad Circe
Ésta era una hechicera  y diosa de la mitología griega. Vivió en la isla de Eea y era capaz de  reducir y transformar a  su  capricho, a los hombres que se le acercaban. Aparece en el canto X de la Odisea de Homero.  

De hecho, en el devenir de la historia se produce cierta metonimia entre Martina y Circe ya que, a la llegada de Odiseo, aquí Ulises, a Circea, va a casa de Martina, una taberna del pueblo adonde él acude a comer. Él queda fascinado por la joven; ella se enamora de él, como en el mito. De su relación nace un hijo. Circe con Odiseo, también, tienen por lo menos uno. El embrutecimiento que tiene Odiseo, también alcanza a Ulises porque si antes él, profesor de literatura clásica, se nutría de relatos mitológicos que desgranaba con voz cautelosa a su amada, ahora ha encontrado los placeres en aspectos más terrenales como las patatas fritas o los erizos de mar, en los que se recrea, dejando de lado a sus dioses y semidioses. Asimismo, como en el mito, ella le ayuda con la barca "Son de Mar" a que emprenda un viaje, originariamente a Ítaca, que metafóricamente se relaciona con la legendaria feliz patria de Odiseo; ahora por el mundo, del que vuelve a casa para vivir la última aventura, también después de diez años de vagar por tierras lejanas.   

La novela es una, entre un gran número de publicadas, así como artículos de prensa, relatos, teatro, biografías, etc. En conjunto, se caracterizan por tener un lenguaje chispeante,  aparentemente sencillo pero  profundo y lleno de sensibilidad por los aspectos que impregnan los sentidos. 

Del autor, Manuel Vicent, se dice en wikipedia “Es una constante en la escritura de Vicent el juego de oposiciones y dualidades, contrapuntos, ideas binarias, antítesis: lo sublime y lo banal, lo cotidiano y lo trascendente, lo bello y lo grotesco, el idealismo y el pragmatismo, la racionalidad y el instinto, el misticismo y el descreimiento, Dios y el carpe diem se confrontan una y otra vez en los textos vicentinos” Rodríguez Escudero, Inmaculada (julio-diciembre 2008).  ¿Podemos ver este dualismo en esta novela?

Sugerencias didácticas

  • Tenemos en la red el primer capítulo de la novela Son de mar, que podemos leer para empezar a saborear el tema. Él solo es el embrión que nos invitará a continuar la lectura de la novela entera.
  • A partir del texto y de los detalles que se insertan,  podemos identificar, en un mapa de España, el espacio en el que se ubica la historia: La región, las provincias que tiene, el nombre de las playas, etc.,  con todas las características que se citan: El mar en calma, la playa nudista, el mes  de agosto,  la luz, el sol, el calor, los bañistas,  las urbanizaciones a pie de playa, la Cruz Roja,  la ciudad imaginaria de 20.000 habitantes, etc., etc. Se trata de una descripción que, por ella misma, es cinematográfica, representable. Pueden asociarse con fotografías que fácilmente pueden encontrarse en la red. 
  • La presentación de los personajes también es brillante y con muchos detalles: Sus nombres, la forma de vestir, el aspecto que tienen, la historia que que se prevé de ellos, las incógnitas que suscitan. Todo ello nos permite ver una descripción con un lenguaje coloquial actual, depurado y lleno de belleza capaz de visualizarse con todos los detalles contenidos. Se puede hacer un vaciado del vocabulario,  en situaciones de aprendices de español como lengua extranjera, por ser un vocabulario de  uso común, y de gran utilidad para los aprendices. 
  • Después de la lectura de esas primeras páginas, y el análisis de sus detalles, puede verse la película  para comprobar cómo se complementa con el texto. Qué huecos del primer capítulo de la novela se llenan de sentido con el contenido de la película y, una vez visto y analizada la película, leer el resto del libro para ver cómo también se produce la misma situación pero a la inversa. El texto complementa y rellena aspectos que en el audiovisual pueden pasar desapercibidos. 
  • Acercase al mito homérico de la Odisea  para entender mejor los fragmentos que se insertan en el  relato literario y poder justificar las palabras que se dicen.  
  • ¿Podemos establecer una relación entre la forma de escribir por parte de Vicent y de representar la realidad Bigas Luna? ¿En qué aspectos?      
________________
Bibliografía