viernes, 11 de marzo de 2022

'LA FUNDACIÓN' DE ANTONIO BUERO VALLEJO EN ADAPTACIÓN DE TVE DIRIGIDA POR JOSÉ OSUNA (1977)

Vamos a centrarnos en la obra de teatro 'La Fundación', estrenada en 1974. Una alegoría sobre la libertad, las diversas formas de criticar su negación y la lucha por conseguirla como forma  de rebelarnos contra la esclavitud.   

Autorretrato del dramaturgo Antonio Buero Vallejo realizado en 1947.

Su autor, Antonio Buero Vallejo (Guadalajara,1916-Madrid, 2000), figura, junto a García Lorca y Valle-Inclán como uno de los mejores autores dramáticos españoles. Entre su primera obra, 'Historia de una escalera' que publicó en 1949 y con la que se dio a conocer y la última, 'Misión al pueblo desierto' presentada 1999, transcurren cincuenta años de estrenos y de éxito por el impacto positivo, tanto social, como estético. Su obra le hace acreedor de un gran prestigio; la crítica le califica como el dramaturgo más importante de la segunda mitad del siglo XX; tiene el mérito de ser el único autor de teatro galardonado con el Premio Cervantes (1986) y el primero que obtuvo el Premio Nacional de las Letras Españolas (1996), entre otras muchas distinciones. Fue encarcelado durante la Guerra Civil y condenado a pena de muerte,  conmutada después, Aunque siguió en prisión compartida con Miguel HernándezEscribe teatro social en el que defiende la libertad humana. Intenta burlar la censura y escribir obras que no se le prohibieran.    

Su evolución literaria se  caracteriza por tener tres ciclos: 

  • Obras críticas con la sociedad española contemporánea de la época como 'Historia de una escalera'
  • Obras críticas con la historia de España como 'Un soñador para un pueblo' relacionada con el Motín de Esquilache.
  • Obras simbólicas como 'La Fundación'   

Normalmente, presentamos obras ubicadas en un espacio concreto que puede ser identificado geográficamente y en el tiempo, con bastante facilidad; sino al principio, sí a lo largo de la obra. También, la mayoría de las veces tratamos películas, que provienen, en general, de novelas. Aquí no es ni lo uno ni lo otro. 

'La Fundación' está considerada una obra de lectura obligatoria para las pruebas de selectividad a entrada a la Universidad, y seleccionada para ello, durante varios años, en España.  

Síntesis de la obra

Es una obra teatral compleja que requiere una lectura o un visionado de su representación atento, para entender los matices que encierra. De entrada su estructura y manera de empezar nos puede desorientar por una falta de detalles que nos ayude a situarnos, en el espacio y en el tiempo. Posteriormente, se van hilando cabos y se llega a una interpretación de la realidad representada.

El comienzo es de una situación 'in media res' porque entramos en un relato ya empezado, sin que se nos diga qué ha pasado antes en ningún momento y nos faltan datos de procedencia para poder seguir la trama, que además, como veremos, tiene carácter circular porque termina como ha empezado. Inicialmente, los personajes parece que no saben bien dónde están, ni lo que está pasando y a lo largo del tiempo que transcurre, de cuatro días, Tomás, que en cierta manera protagoniza los hechos, se va dando cuenta de sus ensoñaciones y los personajes que le acompañan le ayudan a ir desvelando la realidad de su situación. También nosotros descubrimos la realidad en la que están inmersos. La obra tiene una estructura dividida en dos partes, subdivididas a su vez, en dos actos. En la primera parte nos encontramos con cinco personas que están compartiendo espacio y hablando con frases poco comprensibles, en una  aparente 'Fundación'. Un lugar maloliente y con deficiencia de servicios. En la estancia hay un grupo que tiene una apariencia que camufla su verdadera identidad. Todos representan algo ajeno a su realidad; están investidos de acuerdo a su percepción irreal de ese entorno.

  • Tomás tiene mucha relevancia porque es el que hace actuar al resto del conjunto.  De Tomás se dice que es novelista; es el que tiene alucinaciones; conversa con Berta, una novia inexistente, o por lo menos ausente de aquel entorno; quiere escribir su novela. Tomás es un personaje contemplativo. Representa al intelectual poco comprometido. Su actitud es amable, agradece ser bien tratado. Es un personaje redondo que recupera el juicio al final. 
  • Tulio es fotógrafo, quiere trabajar sobre holografías. Dice que tiene una novia en el extranjero estudiando con una beca.Trabajan juntos en hologramas. Es huraño y contrario a la opinión los demás. Primero sigue a Tomás. Luego se desmarca.
  • Asel  dice que es médico acupuntor; que investiga sobre el efecto de las microcorrientes de la piel para resolver enfermedades; luego parece que es ingeniero. Tiene apariencia de ser el mayor y más maduro de todos. Asel miente para conseguir sus objetivos, objetivos positivos y tópicos. Descubre que el hombre postrado en la cama está muerto y se lo calla.
  • Lino muestra una gran imaginación. Lo presentan como ingeniero, pero es tornero. Tiene unos principios éticos que le guían. Primero es apático, pero luego se vuelve activo. 
  • Max, aparentemente matemático, en realidad, tenedor de libros.  No está bien visto por sus acompañantes por ser considerado el soplón de la policía del que no se pueden fiar. Es un personaje sin escrúpulos.
  • Berta es la novia imaginaria de Tomás; tiene un papel cercano al desdoblamiento de la personalidad del novio; lleva un ratón en las manos que es el alterego de Tomás porque  está una la jaula,  y en La Fundación', para experimentar con él. Hasta Berta lo llama igual: 'Tomasín", para enfado de Tomás. Nadie entre los compañeros de Tomás cree que la chica sea real, pero le siguen la corriente. Su ratón es una metáfora de la ratonera en la que se encuentran los personajes de la obra. 
  • En la escena, hay, además, otra persona que está en una cama, que habla en escasas ocasiones; da la impresión de estar durmiendo; ni come ni bebe. Finalmente, descubren, o nos descubren, que está muerto, lleva así,  seis días. 

Todos debaten, comentan discuten sobre el lugar en el que se encuentran. Siguen a Tomás que toma las iniciativas de las conversaciones; tiene una apariencia un tanto ilusa porque cuando habla no conecta con la realidad, es un visionario (a modo de comparación, como D. Quijote, que en vez de ver molinos de viento, ve gigantes). Es el que activa los temas que tratan. Todos le siguen inducidos por Asel, que considera que hablar es un bien para Tomás. Poco a poco, Tomás se acerca a comentarios más fiables con el entorno en el que se mueven realmente después de varias crisis visionarias. Ocurre cuando se llevan de la estancia-celda en donde están a Tulio y descubren que es para ejecutarlo. Este giro de la obra la hace más realista y clarificadora. Es en el segundo acto de esta primera parte cuando empieza a descubrirse que están en la cárcel y comprueban que Max ha sido un soplón de la policía, para tener beneficios propios durante el tiempo que estuviera en la prisión. Sus compañeros le hacen un interrogatorio en el que le afean de haber sido un chivato. En un arrebato, es golpeado por Tulio y muere. Vemos que todos han tenido problemas en un momento dado. Todos han tenido que declarar sobre una acusación de supuesta culpabilidad y para conseguir la confesión, la policía los ha torturado.También, Asel, pero no es comparable la debilidad conseguida por medio de extorsión, con la villanía de Max que es fruto de la negociación con la policía, para obtener beneficios. Cuando los guardianes se quieren llevar a Asel, en los momentos finales del relato, y él sospecha para qué es e intenta huir, para no denunciar a sus colegas por debilidad y temor a la tortura, si viene al caso. No llega a escapar, pero se suicida para salvar, o no culpar a sus amigos Tomás y Lino, que son los que todavía quedan al final de la obra, que acaba de modo abierto sin conocerse sus destinos finales y con una puesta en escena igual que la del principio de la función.  

El espacio, el tiempo y la acción  

El espacio  es único, inventado, onírico con visos de estancia de lujo de la 'Fundación' que se hace real al descubrir que la realidad tangible es que están en una prisión y, por tanto, a pesar de las maquinaciones y elucubraciones imaginativas de Tomás, es un lugar con falta de libertad. La escena única de la representación tiene unos elementos que ayudan a comprender la visión de Tomas del espacio en el que se encuentra, ver su evolución y  entender la metáfora esperanzada que sugiere. Primero, la sala es acogedora, luminosa con confortables butacas y un ventanal que mira a un bello exterior; poco a poco van desapareciendo los complementos y se oscurece y se transforma en una celda con puerta de hierro y rejas, que lleva a un pasillo carcelario. Metáforas carcelarias, no sólo planteadas para una situación, concreta,  sino para la representación de la situación de la sociedad de ese momento.

La verdad es muy dura y fea, pero real, la mentira de la Fundación puede ser más bella momentáneamente pero solo es una manera visionaria de enfrentarse a la realidad de la que, inevitablemente, tendrán que salir. A pesar de que ocurre  de forma gradual, inevitablemente se cierra el espacio falseado, se apagan los colores, las luces; el impecable vestuario se convierte en sucio uniforme carcelario, los camareros son desaprensivos guardias carceleros, los sillones no son más que bancos mugrientos, no hay libros, no hay bebidas... Para Tomás esa es la metamorfosis, pero  el resto: Tulio, Max, Lino o Asel ya veían la realidad desde un principio y aún enfrentándose a las paranoias de Tomás, le sigue la corriente aconsejados por Asel, el más moderado y comprensivo de todos, que vela por su recuperación mental. Berta no está en un paraíso más que en la imaginación idealista y dubitativa de Tomás. En realidad, también está encarcelada. 

Ha pasado algo y la susodicha 'Fundación' los tiene retenidos hasta hacer un estudio de los hechos por los que se les tiene retenidos. Parece ser que se ha de hacer un juicio a causa de una experiencia médica fallida. Con la evolución del relato, se sabe que Tomás, Asel y Max han sido torturados. Max denuncia a alguien, a Tulio, que se lo llevan y lo ejecutan por la acusación que hace de él. Para el grupo, Max es sospechoso de ser un soplón. Le golpean para que hable. Llegan a la conclusión que es un confidente. Tomás también había sido un delator,  pero su caso es más tolerable por las torturas con las que le han maltratado para hacerle hablar. El remordimiento que siente Tomás le aleja de la realidad e inventa el entorno de la fundación como modo de supervivencia. Todos están condenados a muerte por repartir octavillas de denuncia de la situación, en defensa de los derechos sociales y por estar en contra de las atrocidades imperantes. Tomás ha sido un delator: Por su denuncia, unos compañeros han muerto y otros han sido arrestados; pero Asel comprende lo que ha hecho porque, sabe por experiencia, que frente a un terror insalvable y amenazas o realidad de torturas, la respuesta de la persona no es libre. Asel también oculta algo. Sabe que el compañero que está en la cama está muerto, pero si no lo dice, tendrán una ración de comida más para repartir, importante en la situación de escasez en la que viven. El comportamiento de Max es peor; engaña por obtener viles compensaciones personales; él no merece el perdón. La diferencia está en las limitaciones imposibles de superar, de las prebendas que no queremos perder porque nos protegen de una realidad hostil. Ser consciente de la limitación y superarla engrandece; es el camino que recorre Tomás, desde su idealizada habitación en la Fundación, hasta su tenebrosa celda en la cárcel. 

De forma reiterada, dudan de si lo que viven es verdad o ilusión; si es más real el espacio exterior, que el interior de la prisión que confunden con la Fundación. Asel habla del futuro de las prisiones; opina que serán mejores que las de ese momento, pero seguirán siendo lo mismo: Un lugar privado de la libertad, una prisión. A Asel le sacan de la celda en un momento que ya sabe cómo van las cosas; prevé que es para forzarle a hablar en contra de sus compañeros, otra vez; de los  que ahora quedan Tomás y Lino y, antes de denunciar a nadie, y con el fin de evitar tener un momento de debilidad, se tira por el balcón y muere. Lino se encara a un policía. Tomás se niega  a  actuar con violencia. Finalmente, hacen salir de la celda a Lino y a Tomás. Parece que el autor quiere hacer partícipe al público de su punto de vista. Mostrar que se está inmerso en unas estructuras que, mediante la opresión y el terror, se impide vivir en la verdad. La ficción puede parecer más hermosa, pero es falsa, y eso le hace perder toda su belleza; la realidad es triste y dolorosa, pero es cierta, y ahí radica todo su valor. 

El tiempo inscrito en la obra es discontinuo dentro de unos cuatro días; se relaciona con el tiempo simbólico transcurrido por medio de la evolución mental que siguen; hay como única advertencia del paso del tiempo, el cambios de trajes, de iluminación, de intensidad del color,  de decoración escenográfica,  etc., que pretenden mostrar la evolución del proceso mental que les permite acercarse, gradualmente, a la realidad en la que están inmersos. Aparentemente, las secuencias son:
  • Por la mañana, antes de comer 
  • Por tarde, después de comer
  • Tres días después tras la cena 
  • Pasado algún tiempo. 
El tiempo histórico de los hechos  contenidos es cercano a la de su escritura; se corresponde con la idea contenida presentada, a finales de 1975, después de la muerte de Franco. El autor sitúa la acción 'en un país desconocido', pero la obra se estrenó en Madrid, el año 1974, cuando todavía en España estaba vigente la pena de muerte, como se pudo comprobar tan sólo un año después. Esa situación tan horrible, aunque pudiera parecer inverosímil, no es tan extraña en nuestra historia. Hemos de recordar que en 1970 en diciembre, tenía lugar el juicio del Proceso de Burgos con un veredicto de pena de muerte a seis presos políticos de ETA y del FRAP que las protestas internacionales y la mediación del Vaticano evitaron, y pudieron conmutar por prisión. Era poco antes del estreno de la obra. La vigencia de la pena de muerte se alargó hasta muchos años después, en España. 

Retrocediendo más, podemos recordar que la pena de muerte en España estuvo vigente a lo largo de toda su historia hasta 1932 y abolida durante dos años en la Segunda República por una reforma del Código Penal. En octubre de 1934, se reinstauró para delitos de terrorismo y bandolerismo y, desde 1938, Franco la incorporaba al código penal. Permaneció durante treinta y ocho años porque consideraba que su abolición impedía un buen funcionamiento del Estado. Las últimas ejecuciones fueron el 27 de septiembre de 1975, dos meses antes de la muerte del dictador Francisco Franco. Fueron fusilados dos militantes de ETA, Jon Paredes y Anjel Otaegi y tres del FRAP, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz y Humberto Baena, sin que esto supusiera una reducción de los atentados terroristas. Poco antes, el 2 de marzo de 1974 habían sido ejecutados con garrote Salvador Puig Antich en Barcelona y Heinz Chez en Tarragona. La ejecución de Heinz Chez (condenado por asesinato) el mismo día que Puig Antich fue un intento de las autoridades franquistas de confundir a la opinión pública y de intentar identificar la violencia común con la violencia por motivos políticos.

Los verdugos fueron Antonio López Guerra, de Badajoz, y José Monero Renomo, de Sevilla, que se habían presentado a las plazas de "ejecutores de sentencias" publicadas en el BOE del 7 de octubre de 1948.  

Salvador Puig Antich fue un anarquista catalán, juzgado y condenado por un tribunal militar como culpable de la muerte de un guardia civil. 

(...) llegó a la Modelo el verdugo, proveniente de Badajoz, en un coche de la policía (...) dentro de un maletín negro traía el garrote (...) Puig Antich esperó la llegada del indulto hasta el último momento (...) El director llega a la sala acondicionada para hacer las funciones de capilla y, dirigiéndose en Puig Antich, le dice: "Ha llegado el momento" (...) El breve trayecto que iba hasta el lugar donde el verdugo había preparado el garrote estaba lleno de policías sociales (...) En la última habitación de paquetes, que normalmente se usaba de almacén, clavada en el suelo con cemento, una viga de madera esperaba. Contra la viga, un banquillo sin respaldo (...) El verdugo le pone la anilla alrededor del cuello, mientras la habitación se va llenando: el cura de la prisión, el médico, los funcionarios, policías (...) El médico va tomando el pulso de Puig Antich hasta que decide que ha dejado de latir, y que ya puede certificar la defunción: "En Barcelona, a 2 de marzo de 1974 y siendo las nueve cuarenta horas, se extiende la presente diligencia para hacer constar que en la prisión de hombres de esta ciudad ha sido ejecutada por garrote la pena de muerte en la persona del reo Salvador Puig Antich" (...) Esta misma mañana, a las nueve y cuarto, en la prisión provincial de Tarragona daban garrote a Heinz Chez.  Carlota Tolosa (seudónimo de un colectivo de diez personas). "La torna de la torna", Editorial Empúries, 1985.

La Constitución de 1978 abolió la pena de muerte, salvo cuando se estableciera en tiempo de guerra. El Código Penal Militar preveía la pena de muerte como pena máxima para casos de traición, rebelión militar, espionaje, sabotaje o crímenes de guerra. Ya más cerca, en 1995,  una larga campaña de Amnistía Internacional y de la Comunidad de San Egidio, de diferentes organizaciones sociales e iniciativas, se abolió finalmente también la pena de muerte de la legislación militar con el acuerdo final de todos los partidos políticos. 

La acción de la historia tiene una morosidad semejante a la lentitud que supone la espera enigmática que tienen, el protagonista y los personajes de la obra; Tomás va pasando de la ficción en la que está sumergido a la realidad, con gran lentitud y ya en situación de ver y hablar con realismo, se activa y complica rápidamente el desenlace final. En principio, parece que la acción carece de peripecia en buena parte de la obra. Se trata. principalmente, de un drama de situación con elucubraciones mentales, aparentemente intrascendente, pero que permitirán recobrar la visión de realidad a Tomás. Elucubran sobre temas variados, unos personales  o de lo que imaginan que hacen: la cena, las bebidas, la librería con libros. Ahí se centran en la cultura que muestran poseer. Hojean las páginas de unos libros de arte en el que aparecen pinturas. Es al comienzo del Cuadro II. Parece que los comentan:

TOMÁS.— (Se ha inclinado para leer en el libro.) Aquí pone Gerard Terborch.
TULIO.— Un pintor está sentado y de espaldas, copiando a una muchacha coronada de laurel y con una trompeta. ¿Es ése?
TOMÁS.— ¡El mismo!
TULIO.— (Suspira.) Lo siento, pero no puedo dejar de intervenir. Ese cuadro es de Vermeer.  
Johannes Vermeer : El arte de la pintura (1666) Canvas Gallery Wrapped Giclee Wall Art Print (D6050)
ASEL.— (Ríe.) Todos estos holandeses son indiscernibles. La ventana, la cortina, la copa de vino, el mapa…
MAX.— Ha sido una confusión mental.
TOMÁS.— (Incrédulo.) ¿De los nombres? Además, yo sabía que este cuadro era de Vermeer… Vermeer de Delft. (Se inclina.) Aquí lo dice. ¡Gracias, Tulio! (TULIO lo mira de reojo y no responde.) ¿No quieres venir a ver? Es evidente que te gusta la pintura.
TULIO.- No tengo ganas de levantarme. 
Siguen hablando de otros pintores, Botticelli, El Greco, Rembrandt, Velázquez y  discutiendo sobre sus cosas.... Hologramas, acupuntura. Cada uno habla de lo que quiere defender en el ensimismamiento en el que están metidos. Toda la primera parte y el primer cuadro de la segunda, la acción se centra en el progresivo desmoronamiento del mundo inventado por Tomás y su sustitución por el real. El giro se produce con el descubrimiento del cadáver por los carceleros y la salida de Tulio para su ejecución. Otro nudo de la acción que toma fuerza en la segunda parte es la iniciativa de evasión por un complejo túnel. En esta segunda parte, la atención se desdobla, trasladando la tensión dramática al último cuadro.

Los dos puntos de acción, el descubrimiento del cadáver y el proyecto de huida, se entrecruzan y se yuxtaponen. Asel es el que señala y origina el desencadenante de ambas. Ocultar la muerte del Hombre fue idea de Asel, dice que  para  poder  aumentar la dieta de Tomás, con el fin de que mejorara su estado de salud e influyera en su recuperación. Consecuencia de ello, esperan ser llevados a celdas de castigo desde donde puedan hacer el túnel que les permitirá intentar la huida. También, se van desenmascarando las profesiones en las que se han etiquetado al principio y va descubriéndose la verdad que encierran.

Los temas destacados en la obra se relacionan con el ámbito político. 

Tenemos como tópico, que el hombre es un prisionero de sus entorno, como el ratón encerrado en una jaula. Los personajes elucubran sobre si se debaten contra la situación imperante o si pueden huir de la lucha. 

Se critica la violencia, que sólo genera violencia; ellos mismos son víctimas y verdugos  con tortura, hambre, crímenes. Lino ajusticia a Max con su justicia particular, lo que le  convierte en un criminal. 

Tenemos como motivo de la obra la oposición entre cordura y locura y sus límites. Una  u otra son capaces de dar una visión  de la realidad o su distorsión como defensa para evitarla. El simbolismo de los hologramas como representación de lo ausente -Tulio dice que se confunden con la realidad-. El ratón de Berta, Tomás; como el propio Tomás, esconde su propia realidad.

La locura de de Tomás, Asel y Tulio como posturas contrastadas. Asel señala que todos los presos mienten. Tulio dice que siempre han de decir la verdad. 

Si lo preferimos, podemos acercarnos a la obra dramática desde el audiolibro  que sigue,  en el que se tiene en cuenta las acotaciones propias de la obra y un relato agradable y que facilita la comprensión del texto. 

Adaptación televisiva de la obra

Contiene todas las características y sigue las acotaciones propuestas por el autor en el texto escrito. Participa un elenco de actores que, en aquel momento, año 1977 tenían reconocida una excelente capacidad interpretativa.  

La música 

La Pastoral de la Obertura de Guillermo Tell, de Rossini nos inscribe en el espacio del drama. Es un elemento significativo que nos lleva a la realidad contemplada por los protagonistas. La ‘Pastoral’ puede asociarse con el paisaje idílico que inventa Tomás, de La Fundación. Una situación misteriosa que nos rodea sin que la notemos. No basta con denunciar los males del presente, la música es la metáfora que crea imágenes positivas de un mundo con el que se sueña. Suena al comienzo, en un paisaje idealizado con la aspiración de paz y tranquilidad que el protagonista no puede llegar a conseguir en el presente. Se repite al final, cuando otros inquilinos van a ocupar la fundación. Sigue siendo un canto de esperanza. Los primeros no han conseguido su objetivo, pero puede alcanzarse algún día. De este modo, la obra no tiene una estructura cerrada, sino abierta.  

Desgraciadamente, en el mundo de hoy la tragedia de la que se habla en La Fundación no ha perdido ni un ápice de su vigencia en muchas partes del planeta, donde regímenes dictatoriales o estructuras de poder corruptas y represivas siguen manteniendo vivas las mismas injusticias sociales y políticas y los mismos dramas humanos que Buero Vallejo denuncia en esta obra, escrita hace ya casi cincuenta años.  

Sugerencias didácticas

I. Observar y comprender:  

  • Si antes no se ha tenido en cuenta, se recomienda conocer al autor, Antonio Buero Vallejo: su biografía y su obra literaria. 
  • Es importante hacer una aproximación al momento histórico. Siglo XX en España. El franquismo, los últimos años. ¿En qué época histórica se inscribe?  En un trabajo que puede ser un proyecto conjunto con la materia de historia, pueden verse las características y las consecuencias que tuvo.
  • La lectura de la obra de teatro puede ser de interés para jóvenes de Bachillerato o estudiantes jóvenes o adultos de español como Lengua Extranjera de un nivel avanzado, porque pueden entender a los personajes y valorar sus comportamientos.
  • La lectura de la obra literaria puede ser mejor comprendida si antes se han visto los resúmenes que se proponen, así como la versión de TVE que permitirán entender mejor los temas tratados en este dram filosófico: el comportamiento de los personajes y sus diferencias. 
  • El drama permite observar el marco histórico desde una la perspectiva crítica. Se pueden ver las dificultades a las que están sometidos los personajes.
  • La historia está explicada, ¿en 1ª, 2ª o 3ª persona gramatical? ¿Participa de la historia quién la narra o muestra lo que han vivido otros? ¿Quién da su punto de vista en el relato? ¿Hay un protagonista claro, y un antagonista o más? 
  • ¿Qué circunstancias rodean a Tomás? ¿Evoluciona con el paso del tiempo? ¿Cómo es y se comporta? ¿Su personalidad se va transformando? ¿Tiene una actuación honesta? ¿Qué otros personajes hay? ¿Qué valores o defectos se les puede adjudicar? ¿Qué papel tiene la mujer de la obra?
  • ¿En la película, tienen una buena caracterización cada uno de los personajes? 
  • ¿Cómo es y actúa Tomás? En qué detalles nos fijamos para calificar su carácter, sus virtudes y sus defectos. ¿Pueden enumerarse? ¿Qué relación tiene con los otros personajes? ¿Con todos tiene la misma relación? 
  • Destaca otros personajes secundarios ¿Qué rasgos pueden ser significativos a su carácter? ¿Cómo se le podrían describir de forma sintética? ¿En la película tienen una buena representación?
  • ¿Tienen valor las acotaciones de la obra escrita para la representación dramatizada? 

II Relacionar y reflexionar.

  • ¿Es realista el comienzo de la historia? 
  • ¿En la vida real, se producen circunstancias sociales y personales similares a las que se explican?
  • ¿Qué juicio merecen los personajes de la historia?
  • ¿Y el protagonista?
  • ¿El final es lógico, de acuerdo al desarrollo de los hechos?
  • ¿Qué papel tiene la mujer a lo largo del relato? ¿Qué valoración social merece?
  • ¿Qué valoración ética tiene la obra?
  • ¿Qué conclusiones generales se pueden extraer?      

III Aplicar.

La presentación de la obra servirá para motivar su visión y luego establecer un debate o fórum. Puede hacerse una breve alusión a:  

  • La dirección 
  • La interpretación
  • Los personajes
  • El espacio y el tiempo en que se presenta la ficción
  • La fotografía
  • La música.

Después de ver la película, pueden ser los espectadores quienes empiecen a opinar sobre lo que han visto.

  • Resumen de los elementos más importantes
  • ¿Qué es lo que más les ha impactado?
  • Importancia concedida a los aspectos estéticos: la imagen, la acción de los personajes.
  • ¿Qué papel juega la música en la película?
  • ¿Qué emociones suscita la historia?
  • ¿Qué valores se destacan?
  • ¿Qué se denuncia?
  • ¿Cómo se conectan a la película amor, humor y horror?
  • ¿Se presenta una situación lógica?
  • ¿Qué pretende mostrar la historia relatada?
  • ¿La historia es optimista o pesimista?

IV Actividades específicas

Estos elementos sugieren una serie de actividades didácticas que permiten una mejor interpretación del mensaje. Pero, para proponer actividades específicas, estableceremos una cierta ordenación del proceso.

  • Visión de la obra.
  • Interpretar el significado de algunas secuencias.
  • Identificar de la época histórica que se relata.
  • Identificar del lugar geográfico en que se desarrollan los hechos.
  • Evaluar de los elementos éticos de la historia.
  • Elementos de la historia que invitan al desarrollo de la imaginación y la creatividad. ¿El espacio?  ¿El tiempo? ¿La actuación de los personajes?
  • ¿Qué aspectos de la historia motivan a una actuación emotiva de los personajes?

Para saber más


viernes, 4 de febrero de 2022

'EL AÑO QUE DEJAMOS DE JUGAR' (WHEN HITLER STOLE PINK RABBIT) DIRIGIDA POR CAROLINE LINK Y BASADA EN EL BESTSELLER 'CUANDO HITLER ROBÓ EL CONEJO ROSA' DE JUDITH KERR

El relato de Anna muestra a una niña alemana, a partir de los recuerdos desde su adolescencia entre la primavera de 1933, con nueve años y pocos días antes de las elecciones Federales alemanas convocadas el 5 de marzo para la elección del VIII Reichstag (1933-1937) y de los años que siguieron, en los que ella, su hermano Max y sus padres, que no reciben nombre propio en todo el relato, se verían obligados  a ser refugiados y emigrantes por diversos países por ser judíos; desde Berlín, el lugar donde vivían; primero se fueron a Suiza, luego a Francia y posteriormente al Reino Unido, en donde permanecieron el resto del tiempo. Se hace una presentación ingenua pero inteligente, desde una perspectiva infantil aunque siempre en tercera persona, de lo ocurrido en ese tiempo, mostrando los dolores, las penurias sufridas y el desconcierto que les supuso, a ella y a su familia, sin que entendiera, como niña, qué era lo que pasaba, ni cuál era la causa que les castigaba a tal situación, únicamente porque había llegado el nazismo al poder. Este es el contenido de la novela juvenil de Judith Kerr -de carácter autobiográfico-, 'Hitler robó el conejo rosa' ('When Hitler Stole Pink Rabbit'), publicada por primera vez en 1973 y llevada al cine como 'El año que dejamos de jugar' (2019) dirigida por Caroline Link; que, en su versión original, mantiene el título de la novela y con una adaptación fiel a la obra de Kerr.  Es la primera novela de una serie, 'Bombs on Aunt Dainty' 1975 ('En la batalla de Inglaterra') y 'A Small Person Far Away' (1978). Juntas forman la trilogía 'Out of Hitler Time' y muestran el largo recorrido y las situaciones  vividas por Anna desde los nueve años, cuando todavía es feliz en Berlín; y de todo su periplo posterior como fugitiva; con sus padres y hermano. Precisa que los funestos días iniciales de la huida fueron los previos a ganar Hitler la elecciones, en marzo de 1933 y todavía años antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en los que tuvieron que huir de un nazismo que los perseguía por el mero hecho de ser judíos; en la tercera obra,  muestra su época de adulta en 1956 ya casada y con una vuelta a Berlín occidental, para ayudar a su madre que había tenido un intento de suicidio. 

Judith Kerr (1923-2019)  es una de las autoras para niños más importantes del Reino Unido. En 2012 se le entregó la distinción OBE (Orden del Imperio Británico) como reconocimiento por sus servicios a la literatura infantil ya la educación sobre el holocausto. Esta narración de Kerr, como el resto de su producción, ha sido escrita en inglés, su tercera lengua después del alemán su lengua materna y el francés (esto si no contamos el dialecto suizo que aprendió durante su estancia en ese país), pero no deja de ser la escritura de una persona perteneciente a una diáspora: en este caso, de refugiada judía  alemana disidente del régimen nazi.  

La historia empieza a finales del invierno de 1933, con Anna de 9 años; es feliz. Ella y su familia son de clase media acomodada, su padre es escritor conocido y de prestigio, crítico con las situaciones que se están produciendo, por lo que es querido y admirado por muchos, aunque no deja de tener muchos adversarios. Su madre está por ella y por su hermano Max, mayor que ella; con el que juega y se pelea al cincuenta por ciento. La niña quiere a sus amigas y está satisfecha de ir al colegio que va. Es una época en la que se hablan de las futuras elecciones muy mediatizadas por las imágenes envolventes de los nazis que aspiran a consolidarse, con la aceptación entusiasta de muchos jóvenes, fascinados por la nueva estética de uniformes, banderas con la esvástica y que se mueven a pies juntillas al son de himnos y pasos militares. Entre el grupo de amigos de los adultos, no todos tienen un pensamiento liberal, aunque las  diferencias se irán descubriendo poco a poco. 

La situación presentada en la novela ha de enmarcarse en el ambiente histórico que vivía Alemania como consecuencia de la depresión sufrida por la pérdida de la Primera Guerra Mundial en 1919 y por las fuertes medidas compensatorias que se exigieron al país, lo que provocó una reacción nacionalista en la población que no comprendía ni admitía el resultado de la derrota. Se formó el "Partido Obrero Alemán" (Deutsche Arbeiter Partei, DAP) más tarde llamado "Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán", conocido como Partido Nazi, en el que ingresó Adolf Hitler, para desempeñar el cargo de jefe de propaganda. El partido se caracterizaba por su rotundo rechazo a la rendición de Alemania. 

El régimen que se había establecido tras el final de la Primera Guerra Mundial, fue la llamada República de Weimar (1918-1933) que tuvo que enfrentarse a graves problemas económicos, sociales y políticos, con levantamientos de distintos sectores, y gran dificultad para establecer su autoridad. Hubieron varios intentos de golpe de Estado por el Partido Nazi, en noviembre de 1923, liderado por Adolf Hitler, que fracasó y fue condenado a cinco años de cárcel, aunque sería liberado después de 10 meses; tiempo que aprovechó para escribir su libro "Mi Lucha" (Mein Kampf) donde presentaba su plataforma ideológica con la cual Partido Nazi crecería durante la década de 1920, y llegaba al poder en 1933. 

Las preocupaciones por lo que pueda ocurrir a la familia llegan antes de los comicios de marzo de marzo de 1933. El ambiente caldeado ya presagiaba que si gananban los nazis la vida para la familia podía ser difícil o mucho más. El aviso más rotundo y que les impulsa a tomar decisiones se produce pocos días antes, a finales de febrero. El padre es es avisado por un policía amigo; le dice que le quieren quitar el pasaporte. Está con gripe en cama, pero deciden, junto a su madre que ha de huir de Alemania de forma urgente. Al día siguiente lo hace al amanecer; se va en tren, camino de Praga y de allí a Suiza. A la dificultad de tener que escapar de esa manera se une la necesidad de hacerlo con todo sigilo, de manera que ni amigos, ni conocidos han de saber que su padre se ha marchado, ni que ellos se piensan ir también, de forma inminente. Su madre explica a Anna y a Alex, de la mejor manera posible, las razones de tal escapada y les dice que en menos de una semana se encontrarán con su padre en Zurich porque ellos también se han de ir  de Alemania. 

 

A Alex no le gusta la idea. Es más mayor y sus relaciones con los amigos están más consolidadas, Siente que todo lo suyo está en Berlín y no quiere dejarlo. Para Anna es un poco distinto; siente tristeza por lo que deja, pero todo lo que imagina es una aventura,  que le emociona porque la manera en cómo lo recibe, carece de connotaciones negativas y el viaje parece más bien de unas vacaciones que de una huída. El problema está en la selección de lo que han de llevarse  y de lo que no pueden hacerlo. En la casa se queda el 'Conejo Rosa' que ella tanto quiere y que se le menciona en el título de la obra; además de tener que abandonar la escuela, las amigas y a Heimpi, la señora que les ha cuidado desde que nacieron y a la que quieren como a alguien muy cercano de la familia.  

Todo queda atrás, en principio, Anna y Max creen que será por muy pocos días. Las despedidas son las mínimas y a hurtadillas. Después de muchas horas de viaje, llegan a Stuttgart donde han de hacer noche y cambio de tren hasta la frontera. Este viaje también tiene sus riesgos porque todavía circulan por Alemania y si son buscados, como se temen, la identificación en el tren puede ser un peligro. Otro largo trayecto y ya están en Suiza. Llegan a Zurich y  en la estación se encuentran con su padre. Emocionante para todos. Es el día de las votaciones. Se instalan en un buen hotel y su padre les promete una visita turística a la ciudad de Zurich al día siguiente.  

Teleférico y Trasbordador-Zurich-Suiza-Producciones Vicari.(Juan Franco Lazzarini) 

La visita es larga y muy interesante, paseo por las calles, con el transbordador; subida al teleférico contemplando las bellas panorámicas de la ciudad. Pero Anna es pequeña y a pesar de su interés, la salud se le quiebra; enferma y pasa casi un mes semiinconsciente, en un estado febril y con alucinaciones.  Su vuelta a la realidad, que ha tardado mucho, hace que sus padres vean necesario abandonar el hotel para ir a un alojamiento más modesto  porque la situación laboral del padre ha empeorado por ser conocido por sus escritos y temido por ello mismo en las revistas y diarios suizos, que son neutrales y no quieren comprometerse. Por otra parte, al ganar las elecciones, Hitler está tomando caprichosa posesión de todo aquello que le resulta incómodo. En Berlín, han asaltado domicilios, entre los que está su casa y les han robado todo lo que tenían en su interior. Se trasladan  a Gasthof Zwirn, lugar rústico cercano a la ciudad que les permitirá vivir de forma más modesta, en un entorno natural. 


Herr Zwirn es el propietario del hostal donde se alojan. Tenía tres hijos -Franz, Wrenell y Trudi- con los que Anna y Alex juegan y pronto se adaptan a la nueva situación con los otros niños del pueblo. Después de las vacaciones, en los que descalzos juguetean y corren todos juntos, han de ir a un colegio del pueblo o cercano. Max, como es mayor, ha de ir al instituto a Zurich. Todo requiere cierto cambio de hábitos y normas. La lengua tiene variantes dialectales que les cuesta entender, las maneras de comportarse del lugar, difieren de las suyas: Aquí la relación es de los niños con los niños y las niñas con las niñas; en el colegio y en los juegos. El estudio también se hace de otra manera. Poco a poco, se adaptan y van entendiendo las maneras y formas. Un día llega a verles tío Julius, un naturalista que va a un congreso a Italia y aprovecha la escapada para ir a verles, con peligro de ser descubierto y castigado por ello. Les trae nuevas noticias de Berlín y no son nada alentadoras. Los nazis han vaciado las casas, quemado los libros y arrestado a personas sospechosas, por considerarlas enemigas de la causa y disidentes del pensamiento imperante. Otros habían conseguido huir hacia otros países... También, algunos habían cambiado su pensamiento anterior por el nuevo. Todo bastante catastrófico. Finaliza el curso, Anna cumple los diez años en junio. Su padre sigue sin poder publicar, apenas; los editores tiene miedo que vean su nombre en los periódicos del país. Planean un cambio de lugar para poder mejorar la situación económica. París, en Francia, puede ser un acierto. Allí se encuentran muchos refugiados intelectuales alemanes que ya han fundado un periódico 'El Diario Parisino' en el que ya ha publicado algunos artículos y el director quiere que lo haga más frecuentemente. Lo hablan con los niños. La fascinación por la aventura que supone conocer un lugar nuevo, vuelve a entusiasmar a Anna y no tanto a Max, a pesar de que les inquieta el cambio de idioma que desconocen por completo. Pero la situación es cada vez más inquietante. Han puesto precio a la cabeza de su padre:'Mil marcos alemanes'. No hay más remedio que marchar de allí, porque ya empiezan a ser conocidos. Nuevos retos y nueva situación de refugiados en otro país extranjero. Llegan a París en octubre. Consiguen alojarse en un pequeño domicilio de escasas condiciones y del que el pago semanal del alquiler, les supone una verdadera preocupación por las dificultades económicas que tienen.También tienen que adaptarse  a la mala cocinera que es la madre por no haberlo hecho antes, nunca. Todos intentan hacer el cambio de la manera más cordial. A los niños exaltan la belleza de la ciudad y hacen una visita turística, nada más llegar, por los lugares más emblemáticos. 

     

Empezar a situarse significaba enfrentarse con una nueva casa, nuevo barrio, nuevas gentes, extraños para todo el mundo y con una lengua y un vocabulario desconocido para comunicarse en las situaciones habituales "oui", "non", merci", "baguette", "madame", monsieur", bonjour", "un crayón", etc., etc. Tienen una profesora de francés que les va a ayudar a aprender lo imprescindible para poderse manejar; pero, los temores ante lo desconocido son muchos. Pasada la Navidad, Max empieza a ir a un "lycée" de enseñanza media. Se siente ridículo con la ropa que lleva porque no sigue la norma de sus compañeros. Anna no puede acceder a ningun colegio público por falta de plazas y ha de seguir en casa, hasta que, gracias a unos amigos consigue entrar, poco después,  en una "école communale" de niñas. Allí se va integrando gracias a la profesora que le anima destacando sus éxitos. A Colette, una compañera de clase, la profesora le pide que haga de tutora y así, pueda seguir lo que se hacen sin grandes dificultades. También influye para su integración la buena disposición del resto de las compañeras de clase. Anna sigue como una autómata escuchando sin entender, escribiendo sin saber qué pone. Se guía solo por el sonido de las palabras que oye en los dictados, averiguando su transcripción ortográfica, que dista mucho de la que se corresponde con la norma. Disfruta cuando se trata de hacer cálculos matemáticos porque los número sí que los entiende y, además, es muy buena haciendo las cuentas. Otra cosa es cuando ha de resolver problemas porque no entiende el significado del texto del planteamiento. 

Pasa el tiempo y van aprendiendo, con más rapidez de la que habían imaginado; y, la integración es pronto y casi total, eso sí, gracias, igualmente,  al esfuerzo y buena disposición de los niños. Sin embargo, en el ámbito familiar la situación económica no mejora y en la social los problemas también crecen. A su padre le pagan mucho menos de lo que necesitan y no tienen ni para lo más imprescindible. Necesitan ropas nuevas porque en el tiempo pasado desde que salieron de Alemania, los niños han crecido y ya no les cabe la que tienen. Suerte de algunos amigos, los Fernand, que les facilitan algunas piezas que nunca hubieran pensado que admitirían, o ni siquiera que las hubieran precisado; les ofrecen una gran amistad. Pasa el curso, llegan las vacaciones y el verano. Vuelven a pasar unos días en Gasthof Zwirn, primero con la sorpresa de sentirse distintos al año anterior, luego ya al final de las vacaciones, lamentando tener que volver a París.  

Así van avanzando, con una relación compleja con el mundo y también entre ellos; de mayor acritud por los nervios que van almacenado en vista de que nada mejora y más bien,  todo va a peor. Lo sortean tan bien como pueden, aunque con frecuentes riñas porque su madre está sugiriendo constantemente que estarían mejor en Inglaterra, que ella conocía y por la que tenía un gran afecto. 

El curso continúa y es el momento en que Anna obtenga "certificat d'études" de Educación Primaria; tiene doce años y con gran esfuerzo y dedicación lo consigue. Acaba el curso. A raíz de cómo está estudiando la historia de Napoleón, en la que solo importan fechas, batallas y triunfos, su padre se inspira  y empieza a escribir un guion de cine en el entorno de la infancia del militar y estadista que, después de circular por manos de varias productoras que deniegan su apoyo para llevar a cabo la película, es admitido por una productora húngara con sede en Inglaterra. Es la ocasión para cambiar de domicilio y no lo dudan. Otro viaje,  otro país, otro idioma, otras amistades, otros colegios... Es el verano del año 1935. ¡Tan poco tiempo el pasado y tantos cambios! Sin oportunidad alguna para volver a casa, a Berlín, porque la situación empeora por momentos y cada vez las noticias que llegan son peores. Tío Julius había sido despedido del trabajo que desempeñaba en la ciudad como naturalista; no puede ni acercarse al zoo que tanto amaba y su falta de oportunidades le lleva al suicidio.  


Termina esta primera obra de la trilogía con el viaje a Londres: París - Dieppe en tren; cruce en barco del canal de la Mancha, con mala mar y una travesía con una duración entre grandes olas de más de seis horas; llegada a Newhaven; nuevamente viajan en tren hasta llegar a Londres con otro largo recorrido. A partir de ahí, nueva aventura vital incorporando elementos que ahora no sospechan.  

La película 

La novela autobiográfica  de Judith Kerr ha sido llevada a la pantalla por la directora Caroline Link de forma respetuosa por lo que cuenta y por la manera de hacerlo. Se trata de un historia tristísima y tremenda  en la que siempre se ve un rayo de esperanza; la luz de la mirada de una niña que confía en el futuro y no prevé  nunca que, lo que sus padres proponen, pueda salir mal. Esta mirada limpia hace que suframos desde fuera por lo que le puede esperar en la situación en que viven. Max ya ve las cosas de otra manera, es un poco mayor y ha dejado de tener la extrema candidez e Anna. 

La directora  guionista y directora de producciones de televisión, documental y ficción, en colaboración con Anna Brüggemann representa una novela que habla de la pérdida de la inocencia de una niña que deja su casa y el Berlín de los años treinta, para iniciar un periplo con dos años de  cambios  y nuevas adaptaciones constantes, el idioma, las costumbres, y las dificultades económicas, en una familia. En la película su padre tiene nombre propio, Arthur Kemper. Hombre culto y reputado en Alemania, y ahora reducido a refugiado. Dorothea, la madre; también con nombre, y Max, su hermano mayor. Juntos, dan tumbos como migrantes  que intentan sobrevivir, sin tener nada, siendo mal vistos y luchando por seguir adelante, en  dos largos años  difíciles, con algunas alegrías que podrán parecernos obviedades, pero que en sus circunstancias son de vital importancia. 

La interpretación de los personajes es de gran delicadeza, por parte de los adultos: imprimen un ambiente en cierta manera confortable  dentro de la tragedia que están viviendo, por el amor que transpiran de unos a otros, padre y madre y con los hijos, Max y Anna. Esto hace que todavía se subraye más su inocencia de todo cuanto se les pueda acusar.  Entre todos, destaca la actuación de Anna  representada por Riva Krymalowsky que brilla con luz propia a pesar de  su corta edad. 


Es un relato que contiene muchas lecturas, desde la infantil a modo de aventuras vitales posibles, que luego tienen contratiempos; pero suavizados gracias a unos padres amorosos, que intentan mejorar la realidad tanto como pueden, para protegerlos de todo, hasta de lo que realmente les acecha: La huida del mal que les persigue sin ninguna justificación. 

La película 'El año que dejamos de jugar' contiene todo aquello  que puede encandilar: Amor, pasión, belleza, fotografía, música, suspense, vestuario y grandes interpretaciones de todos los personajes que aparecen en la pantalla.  Aunque sabemos que es una pantalla que esconde una gran tragedia. Y no podemos quedarnos en la historia pasada. Es una situación que presenta los años treinta del siglo pasado pero que está ocurriendo ahora en numerosos países en los que es imposible seguir ni siquiera, malviviendo y no lo podemos obviar. 

Tenemos el informe de ACNUR en el que se muestra que 82,4 millones de personas viven forzosamente lejos de su hogar por guerras, violencia y graves violaciones de sus derechos fundamentales. Esto supone más del 1% de la población mundial; es el número más alto jamás registrado por ACNUR. Cifras que hablan por sí solas sobre la situación de los refugiados.


Mostramos aquí los diez principales países de origen de las personas refugiadas y desplazadas en el extranjero, con la evolución desde el año 2003 al 2020. 

Puede verse la película 'El año que dejamos de jugar' en Movistar +

Sugerencias didácticas 

Una serie de actividades didácticas permitirán una mejor interpretación del mensaje. 
Veamos:
  • Ver la película y leer la novela para relacionarla en las secuencias correspondientes.
  • Reconocer la época histórica que se relata. Años treinta del siglo XX.
  • Comprensión de términos como Nacionalsindicalismo, nazismo, fascismo,  etc.
  • Identificar los lugares geográficos en el que se desarrollan los hechos.
  • ¿Qué lenguas saben Anna y Max y cuáles se ven obligados a aprender? Enuméralas y busca palabras en alguna de ellas. 
  • Se puede comparar el relato literario con la película para comprobar si se corresponden: lugares, tiempos históricos, características de los personajes.  
  • Cuando no sea así, se verán las diferencias y se elegirá la forma que presentación considerada mejor, nos ha impresionado más, etc.
  • Identificar lo que hay de nuevo en la película que no esté en la base literaria.
  • Aproximarse a Judith Kerr  y a su obra. 
  • Acercamiento a las obras 'Bombs on Aunt Dainty' 1975 ('En la batalla de Inglaterra') y 'A Small Person Far Away' (1978) que forman parte de la trilogía para ver cómo continúa la historia de esta familia,  que ahora termina en el momento que llegan a Inglaterra. 
  • Evaluar los elementos éticos de la historia. ¿Cómo se comportan los personajes secundarios que acompañan o desprecian a esta familia? Pueden clasificarse y caracterizarlos. 
  • ¿Puede compararse esta historia con otras de obligado desarraigo que conozcamos,  más recientes?
  • Qué elementos de la historia invitan al desarrollo de la imaginación y la creatividad. para sugerir maneras de resolver problemas ¿El espacio? ¿El tiempo? ¿La actuación de los personajes?
Para saber más 

Judith Kerr (1971):  Cuando Hitler robó el Conejo Rosa  Ed. Aguilar, Altea, Taurus,  1995.
Judith Kerr (1975):  En la batalla de Inglaterra  Ed. Altea, Taurus y Alfaguara. 1987