jueves, 1 de febrero de 2018

BALZAC Y LA JOVEN COSTURERA CHINA DE DAI SIJIE

Hoy vamos a recordar una historia, en parte a partir de otras reales, que nos sugiere múltiples lecturas por su ternura aparente, es el despertar de la adolescencia y juventud, en medio de una dureza de vida y de trato, inconcebibles. Ambientada en la época de la llamada Revolución Cultural China, organizada por el líder del Partido Comunista de China Mao Zedong y desarrollada con mano inflexible durante los años comprendidos entre 1966 y 1976, y dirigida contra altos cargos del partido e intelectuales a los que Mao y sus seguidores acusaron de traicionar los ideales revolucionarios. La historia que presentamos, titulada Balzac y la joven costurera china (2001) está basada en una novela de Dai Sijie (Sijie Dai) y contiene, según sus propias palabras, detalles autobiográficos.


Nos sitúa a primeros  de los años 70 del siglo pasado, en una comuna revolucionaria de "reeducación" para jóvenes de cierto nivel cultural, en las montañas del Fénix del Cielo en la provincia de Sichuan, cerca de la frontera con el Tibet. Ahí está la aldea perdida en la que dos muchachos conocen a una pequeña costurera. 


Estamos en  una época en la que la doctrina de Mao Zedong impone venerar el Pequeño Libro Rojo, aniquilar todo rasgo occidental de las mentes y prohibir cualquier síntoma de intelectualidad. En esa situación,  los protagonistas -aislados de la sociedad- llevarán a cabo su propia revolución a través del poder de la palabra escrita. 


El argumento del relato
Dos adolescentes,  Dai el protagonista de 17 años y su amigo Luo de 18 años, pertenecen sendas familias de intelectuales, en una China que en ese momento realiza numerosos cambios en su política y por tanto en el estilo de vida de muchos de sus habitantes. Dai y Luo son enviados por las autoridades a una aldea perdida en la montaña Fénix del Cielo para ser reeducados de acuerdo a la ley implantada por Mao Zedong a principios de los años setenta. Allí, lejos de sus casas y de sus familias, viven en una situación muy difícil, mísera, entre un pueblo analfabeto, inculto y embrutecido que odia todo cuanto pueda ser burgués, y lo chicos no saben cuándo podrán volver a sus hogares. El relato va presentando la integración de esos dos jóvenes, hijos de profesionales y, en consecuencia, sospechosos de ser “enemigos del pueblo”, en la aldea, anteriormente cultivadora de opio, próxima al Tibet, en donde deberán adaptarse a sus tradiciones, bárbaras costumbres y duro trabajo. 

Los moradores del lugar nunca han asistido a una proyección de cine lo que permite al narrador que les cuente historias de pésimos filmes norcoreanos o chinos que los aldeanos aprecian como un regalo. Su éxito es tal que el alcalde les autoriza a asistir a las sesiones mensuales de cine de YongJing, población situada a dos días de viaje, para que el narrador explique con palabras y gestos las imágenes vistas o que, en circunstancias, se inventa. El día a día les llevará a conocer a “Cuatroojos”, por las gruesas gafas que lleva. Es otro chico represaliado de una aldea cercana, poseedor de un preciado tesoro: tiene escondida una maleta con algunas novelas francesas traducidas. A cambio de favores, presta alguna a Dai y Luo. El hallazgo de obras de Víctor Hugo, Flaubert, Dickens, Tolstoi y, especialmente, de Balzac, abre las puertas de la libertad de pensamiento y el deleite a estos jóvenes personajes, estimulando en ellos el deseo por lo desconocido por la vivencia del riesgo que supone su lectura y la pasión que ello ocasiona. Esos libros despertarán también en los ávidos lectores una nueva visión de la vida. Juntos tendrán que hacer frente a todas las dificultades que la dictadura comunista coloca en su camino.

La figura de la hija del sastre, personaje que deambula por las aldeas de la zona, se convertirá en eje del relato y lo transformará en una novela de amor. Muchacha delicada, aunque analfabeta también, soñadora y deseosa de saber muchas de las cosas que ignora. Enamorada de Luo, ambos vivirán una aventura idílica entre ríos salvajes y paisajes silvestres.
La sinceridad es el mayor acierto de la película, que ofrece la visión de quien ha pasado por una ominosa experiencia y mira hacia atrás, sin ira. Balzac... camina por la cruda realidad con un toque de cuento, de fábula que impregna la historia de fantasía y de esperanza. La ironía y la parodia burlesca, humaniza personajes y situaciones, y hace sonreír al espectador. Con una planificación y fotografía que no pasan inadvertidas, la dirección de los actores engendra una marcada sensibilidad a los caracteres de cada uno. Pese a que semejante punto de partida  puede inducir a pensar que se trata de un filme exclusivamente literario, no es así, porque se ha tenido el buen juicio de visualizar el argumento en términos estrictamente cinematográficos.
El desarrollo del filme y la habilidad con la que se tratan los “temas”, lo convierten en una experiencia gratificante, en la sensación de adquirir alguna clase de conocimiento mientras uno se divierte o está intrigado. Una película, en definitiva, transida de emoción y sentimientos nobles. Podemos decir  que se trata de una  historia cuyo contenido, aunque es muy local trata unos temas  de carácter universal. Luo se enamora de la costurera al igual que Dai, aunque de formas distintas, aspecto que permite hacer un análisis y distinción entre el amor platónico y el amor erótico. Ambos, Luo y Dai,  desarrollan la capacidad para contar historias, con  creatividad e imaginación (lo hacen continuamente, más después de leer a Balzac, entre otros varios autores) tienen que recurrir a diferentes argucias para sobrevivir, incluida la mentira, lo que no impide ver a los  personajes como seres íntegros.



La novela 
Balzac et la petite tailleuse chinoise (Balzac y la joven costurera china) nació como una novela que no tardó en transformarse en un bestseller traducido a más de veinte idiomas. El film homónimo  tuvo al autor como director y guionista. La obra es  un homenaje a Balzac, sugerido ya desde el título; el choque de los jóvenes burgueses que aunque iban a ser reeducados, educan a los campesinos; la recepción que les hacen y la convivencia y aceptación entre ambos mundos, resultan ser los ejes del relato de Sijie. Este hombre, vinculado artísticamente a Francia, país en el que reside desde 1984, aborda el vínculo entre el campo y la ciudad con el rasgo de quién ha sido protagonista del exilio. 


"Ese viejo Balzac es un verdadero brujo que ha posado una mano invisible en la cabeza de la muchacha", dice un personaje. La magia de la novela se instala en esta primera película del escritor. 
Dai Sijie no sólo da testimonio de unos hechos históricos sino que hace un sutil alegato a la libertad de conocimiento y a las bondades del sistema occidental. Pero sobre todo nos habla de dos despertares: el despertar de la madurez de sus protagonistas y el despertar espiritual que suponen los libros para ellos. La lectura de autores como Balzac, Flaubert, Gogol o Melville les hará soñar y fantasear con otras vidas y otras culturas. Su experiencia en la aldea hará que dejen de ser niños pero les dejará la huella indeleble del amor por los libros y por el saber.


Toda la novela está rodeada de una gran belleza, no sólo por lo evocador del paisaje, con sus altas montañas desde donde se atisba todo un paraíso de vegetación, sino también por los valores que nos transmite y su manera delicada y bienintencionada de hacerlo. Con una prosa sencilla pero muy visual el autor logra transportarnos a las altas montañas chinas, que respiremos su limpio aire y padezcamos con sus protagonistas. Pero, en medio de ese ambiente tosco de las aldeas de campesinos, que no conocen lo que es un violín, no han visto una película en su vida o un simple despertador, les parece el avance más maravilloso desde el invento de la rueda, hay lugar para la sensibilidad, el amor más ingenuo y la amistad más incondicional. Y todo ello será posible gracias a dos cosas: los libros de Balzac y otros escritores occidentales y una joven costurera, hermosa y soñadora que queda admirada por las vidas que ofrecen esos libros. 

Dai Sijie utiliza esta historia para hacer una crítica al régimen de Mao durante el período de la Revolución Cultural y a la vez, es  un relato autobiográfico sobre su propia experiencia en el proceso de “reeducación” en el campo. Es un alegato a la libertad de pensamiento, dado que en aquel entonces las universidades se cerraron, los colegios y todo lo que estuviese relacionado con la formación fue censurado y prohibido. Por ejemplo, la lectura de todo libro, que no fuese el Pequeño Libro Rojo de Mao, estaba prohibida, así como contar historias,  fuera de lo que  estaba controlado y por tanto permitido. 

La trama es un alegato al valor  de  la literatura y los beneficios de la lectura. La utilización como escena de los campos para la “reeducación”, una maleta repleta de libros occidentales (Balzac, Dumas), y de  tres personajes, dos jóvenes intelectuales, Dai y Luo, y una jovencita, la costurera, son los elementos, entre otras cosas, para criticar, además del sistema político de Mao, la situación social de ese país en la época señalada de los años setenta. En el transcurso de la historia, se nos deja entrever las condiciones difíciles a las que tenían que someterse los protagonistas: trabajos en el campo, en las minas, enfermedades, la desesperación, etc.

Película completa 



Sugerencias didácticas
Las actividades que permiten la lectura de la obra y /o la visión de la película y relacionarla con autores y obras  que se citan ya proporciona un buen elenco de sugerencias. Propondremos algunas:
  • Analizar  el significado de  la búsqueda de la propia identidad en unos tiempos difíciles.
  • Descubrir otros “mundos”. Unos  distantes en el espacio y en el tiempo,  pero otros, que a pesar de las circunstancias, pueden estar muy próximos, como el descubrimiento del amor en la adolescencia. 
  • Acercarse y profundizar en el régimen político de entonces – que nos parece distante, pero que puede tener concurrencias con otros del presente-  por  medio de preguntas:
  • Por qué estaba prohibida la música de Mozart (o de cualquier otro músico occidental) siendo éste uno de los grandes genios de la  música?
  • ¿Por qué se envió a los estudiantes al campo para “reeducarse”, si los campesinos eran prácticamente analfabetos?
  • ¿En qué debían “reeducarse”?.
  • ¿Cuál es la verdadera razón que impulsó a Mao Zedong a tomar semejantes decisiones? (Puede verificarse la aseveración de Luo y Dai que aseguran que Mao odiaba a los intelectuales)
Formularse también  preguntas como:
  •  ¿Qué sensación les  produce  en los chicos el descubrimiento de  la dureza de la vida en las montañas?
  • ¿Cómo conectan emotivamente los chicos  con la  costurera?
  • ¿Se produce la misma reacción hacia otros niños?
  • ¿Qué les salva de la dureza de la vida cotidiana?
  • ¿Qué pretende mostrar la historia relatada?
  • ¿Pueden darse situaciones análogas en nuestro entorno?
  • ¿Las ha habido en alguna  época?
  • ¿Qué significado tiene la palabra censura?
  • ¿Qué valor se le otorga a la palabra y al arte de narrar?
  • ¿La historia es optimista o pesimista?
  • ¿Cómo puede interpretarse el final. 


Descubrir los tesoros ocultos en libros de creadores como  Cervantes, Dickens, Tolstoï, Dumas o Flaubert.
  • La presentación de la película servirá para  motivar su visión. Puede hacerse una breve alusión a:

  •              -    el director
                 -    el guionista
                 -    los actores
                 -    los personajes
                 -    el espacio y el tiempo en el que se presenta la ficción.
                 -    la fotografía
                 -    la música.

    Después de ver el film, pueden ser los espectadores quiénes empiecen a opinar sobre lo que han visto. 
              Resumen de los elementos más importantes.
              ¿Qué es lo que más les  ha impactado?
              Importancia concedida a los aspectos estéticos: la imagen, la acción de los personajes.
              ¿Qué papel juega la música en la película?
              La costurera como personaje importante.
              Los jóvenes.
              ¿Qué valores se destacan?
              ¿Qué se denuncia?
              ¿Cómo se conectan en la película amor, humor y horror?
              ¿Se puede dar, o se da hoy,  una situación parecida a la que se muestra?

    Otras actividades  

    Estos elementos   sugieren una serie de actividades didácticas que permiten una  mejor interpretación del mensaje. Pero, para sugerir actividades específicas, estableceremos una  cierta ordenación del proceso:
    1.        Visión de la película  y lectura   de algún fragmento de la obra literaria que permita  identificar  o completar el significado de secuencias de la película.
    2.         Identificación de la época histórica que se relata.
    3.         Identificación  del lugar geográfico en el que se desarrollan los hechos.
    4.      Se comparará el contenido literario  y el de la película. Se comprobará si se corresponden, lugares, tiempos históricos, características de los personajes.  Cuando no sea  así, se verán las diferencias  y  se elegirá la forma que presentación  considerado mejor, nos ha impresionado más, etc.
    5.         Identificación de lo que hay de nuevo en la película que no esté  en la base literaria.
    6.         Aproximación a  Dai Sijie  autor de la obra literaria.
    7.        Evaluación de los elementos éticos de la historia. Comprobar si los valores éticos de la obra literaria  tienen el mismo tratamiento en la película.
    8.      Qué elementos de la historia invitan al desarrollo de la imaginación y la creatividad. ¿El espacio? ¿El tiempo? ¿La actuación de los personajes?
    9.         ¿Qué aspectos de la historia motivan  a una actuación emotiva de los personajes?

    Los temas que pueden tratarse por este procedimiento son tan numerosos como puedan sugerirse por los objetivos educativos circunstanciales que se pretendan y por las características y nivel de conocimiento cultural y de la lengua de los propios destinatarios.

    Para saber más