lunes, 19 de diciembre de 2011

JANE EYRE DIRIGIDA POR CARY JOJI FUKUGANA BASADA EN LA NOVEL HOMÓNIMA DE CHARLOTTE BRONTË

He visto la película  que acaban de estrenar y me ha  llevado a recuerdos  de lecturas de la obra de Brontë en la adolescencia, más que con las otras versiones cinematográficas,  aunque hayan sido varias.  
  

JANE EYRE. 

Dirección: Cary Joji Fukunaga.
País: Reino Unido. 
Año: 2011. 
Duración: 120 min. 
Género: Drama, romance.
Interpretación: Mia Wasikowska (Jane Eyre), Michael Fassbender (Edward Rochester), Jamie Bell (St. John Rivers), Judi Dench (Sra. Fairfax), Holliday Grainger (Diana Rivers), Sally Hawkins (Sra. Reed), Tamzin Merchant (Mary Rivers), Imogen Poots (Blanche Ingram), Sophie Ward (Lady Ingram). 
Guion: Moira Buffini;  y de la novela del mísmo título  de Charlotte Brontë. 
Producción: Alison Owen y Paul Trijbits. 
Música: Dario Marianelli. Fotografía: Adriano Goldman.
Montaje: Melanie Ann Oliver.
Diseño de producción: Will Hughes-Jones. 
Vestuario: Michael O’Connor.
Distribuidora: A Contracorriente Films

La película 
Jane Eyre  es una chica huérfana a la que adoptan  sus tíos. Con la nueva familia es muy desgraciada porque está y se siente maltratada  por  los primos  y por  su propia tía. La versión de Cary Joji Fukunaga  nos hace  comparar, una vez más,  la novela con la película y nos induce a  la pregunta  de qué nos ha gustado  más, la novela o la peli. El relato se adentra en el  significado de la obra literaria con buena  parte de los  elementos  de pasión, drama, amor, locura y  horror; y con un notable acercamiento al mundo interior de Jane Eyre. Tiene belleza, humor y, en ocasiones, encierra una gran dosis de tristeza.



El  argumento gira  en torno a  la  tímida  y poco  agraciada Jane. Al poco tiempo de ser acogida en casa de sus tíos, en Gateshead, él muere  y se queda  con la viuda,  la señora Reed, y  sus primos: John, Eliza y Georgiana, que  le  hacen  la  vida imposible.  En  ese hogar, que nunca siente que sea el suyo, es  maltratada física y psicológicamente  por toda la familia. Posteriormente,  va a un orfanato, como  castigo  por  la mala  conducta que le atribuyen y por tratarla de embustera "liar".  Es el  centro escolar  asistencial  de Lowood, en el que  pasa  unos años.



De allí sale para trabajar  como institutriz de Adele una niña francesa, en una  mansión en Thornfield Hall. Se enamora de Mr. Rochester, el oscuro, desapasionado e intimidante señor de Thornfield, del que consigue  ganarse su afecto  y convertirse en su esposa. Jane narra  a través de gran número de flashbacks,  un impactante y tortuoso pasado. 



Es un relato sereno de gran equilibrio narrativo, pero no exento de emotividad que sigue con bastante fidelidad el espíritu de la novela, aunque sea difícil inscribir casi trescientas páginas en dos horas de película; por lo que, muchas de las reflexiones, pensamientos y comunicaciones explícitas del estado de ánimo de la protagonista en el relato, se puedan intuir, gracias a la excelente interpretación de Mia Wasikowska que, con pocas palabras,   descubre la psicología de la protagonista, explicitada en la novela. Muestra su fuerte personalidad que no se doblega fácilmente ante quiénes, de forma bochornosa, lo pretenden. El deseo de conseguir  y tener una mejor vida es una  aspiración a la que nunca renuncia. 

Su compañero de reparto, Michael Fassbender, representa al enigmático y misterioso Edward Rochester que aún quedando relegado  por la personalidad de ella, corrobora a dar credibilidad a la representación, de forma equilibrada y con intensidad dramática que no decae en ningún momento. Las manifestaciones afectivas de los personajes son muy contenidas, llenas de disimuladas miradas y de medias palabras como insinuaciones. Pero, por medio de esas  controladas formas victorianas, se percibe un huracán de tensiones y pasiones. Les acompañan unos personaje secundarios corales que arropan el contexto narrativo y el desarrollo de la trama con gran precisión y belleza.   


Muy cuidada la fotografía de Mariano Goldman, con espectaculares campos y bosques de suaves colores con o sin sol, o lluvia, que acompañan los estados de ánimo de la protagonista, al uso romántico. Interiores sobrios llenos de claroscuros que sitúan dramáticamente el relato. La música de Dario Marianelli se percibe pero no chirría en ningún momento. El montaje de Melanie Oliver, el diseño de vestuario de Michael O'Connor, las joyas, etc. Todo conforma un marco fantástico para apoyar al guión y a la dirección en la construcción  de  una  clásica y bella película inglesa, de base histórica.   




Adaptaciones anteriores al cine 
Gracias a Wikipedia, a The Enthusiast's Guide to Jane Eyre Adaptations  y  a las aportaciones de CLUB MRS. DARCY  podemos  tener información de  un  número importante de  de adaptaciones  de Jane Eyre  al cine y a la TV.  Hemos añadido  fragmentos,  o  la primera parte de varias  versiones,  después de la indicación del título, lugar, año y dirección de la película  correspondiente.  Lamentablemente, en red  sólo hemos encontramos imágenes  o secuencias de algunas de las más de veinte adaptaciones  de  la historia: 
  • JANE EYRE (1914) EEUU  Dirección: Frank Hall. Interpretación: Ethel Grandin, Irving Cummings.
  • JANE EYRE  (1914).  EE.UU. Dirección: Martin Fausto. Interpretación: Ethel Grandin, Alberta Roy, Irving Cummings
  • JANE EYRE (1915)  EE.UU. Dirección: Travers Vale. Interpretación: Luisa Vale, Alan Hale. Duración: 30 min.
  • WOMAN AND WIFE   (1918): EEUU   Dirección:  Edward José.  Interpretación:  Alice Brady y Elliott Dexter.
  • JANE EYRE (1921) EEUU. Dirección: Hugo Ballin. Interpretación: Mabel Ballin. :(Versión muda)  
  • DIE WAISE VON LOWOOD  (1926)  Alemania.  Dirección: Curtis Bernhardt.  Interpretación: Evelyn Holt, Olaf Fønss.
  • JANE EYRE (1934)  EEUU. Dirección: Christy Cabanne. Interpretación:  Virginia Bruce y Colin Clive.
  • JANE EYRE (1947-1958). EEUU. Dirección: Krft Television Theatre. Interpretes:  Katheleen Crowley y Jonh Baragrey
  • JANE EYRE (1952)  Dirección: Jack Gage. Interpretación: Katharine Bard y Kevin McCarthy.
  • JANE EYRE (1952) Dirección:  Lawrence Menkin. Interpretación: Jan Sherwood y Lawrence  Merkin.
  • SANGDIL (1952). India.  Dirección: Talwar. Interpretación: Madhubala, Dilip Kumar. Los niños son separados por el destino, el villano, después de muchos años allí, y flotan los oscuros secretos del pasado.
  • ANE EYRE (1955) Brasil. Serie TV.
  • JANE EYRE (1956) Reino Unido. Dirección: Campbell Logan  Interpretación: Daphne Slater, Stanley Baker. Miniserie, 6 episodios de 30 minutos.
  • MEI GU (1956) Hong Kong. Dirección: Yen Chun. Interpretación: Lin Dai, Josephine Siao, Yen Chun.
  • JANE EYRE (1957)  EE.UU. Direcció: Lamont Johnson. Interpretación: Joan Elan, Patrick Macnee
  • JANE EYRE (1948-1958) Dirección: Franklin J.Schaffner. Dos episodios de la serie "Studio One". Interpretación:  Mary Sinclair y Charlton Heston.
  • JANE EYRE (1958). Países Bajos. Dirección: Peter Hoen Interpretación: Mia Goossen, Rob de Vries. 
  • JANE EYRE (1961) EE.UU. Dirección: Marc Daniels. Interpretación: Sally Ann Howes, Zachary Scott
  • EL SECRETO (1963) México. Dirección: Jesús Valero. Interpretación: Magda Guzmán, José Gálvez. 
  • JANE EYRE (1963) Reino Unido. Interpretación: Ann Bell, Rachel Clay, Richard Leech Series.6 episodios de 30 minutos.
  • JANE EYRE (1965) España. Interpretación: Conchita Goyanes, Alfonso del Real. Episodio "Novela" (1962-1979 años).
  • JANE EYRE (1968) Grecia. Dirección:Yiorgos Lois. Interpretación: Hristina Sylva, Manos Katrakis
  • JANE EYRE (1970): Dirección:  Delbert Man. Interpretación: Susannah York y George C Scott.
                                     
  • ARDIENTE SECRETO (1978)  México. Direcció: Julián Pastor. Interpretación: Daniela Romo, Joaquín Cordero.
  • JANE EYRE  (1983): Miniserie de la BBC (10 episodios)  Dirección: Julian Amyes.  Interpretación:  Zelah Clarke y Timothy Dalton.
                                      
  • JANE EYRE  (2006): Miniserie de la BBC (4 episodios) - Dirigida por Susanna White - Protagonizada por Ruth Wilson y Toby Stephens.

  • Kula Kumariya (2007)Sri Lanka.Dirección: Bermin Lylie Fernando. Interpretación: Ravindra Randeniya, Anarkalli Aakarsha,  G.R. Perera
  • JANE EYRE  (2011) Dirección:  Cary Fukunaga  Interpretación:  Mia Wasikowska y Michael Fassbender.     
La autora  de la novela 
Charlotte  Brontë, la autora  de la obra  original en la que se inspira el film,  tuvo una  vida difícil. Nació un 21 de abril de 1816 en Thornton,  en Inglaterra.  Perteneció a una familia en la que su padre era clérigo anglicano,  rector de la iglesia local de Haworth.  Fueron  seis hermanos: mayores que ella, Maria y Elizabeth,  luego Charlotte;  el  cuarto,  Branwell  y las pequeñas  Emily  y Anne.  


Todos ellos habían  nacido en un periodo de siete años. Su madre María  moría el año  1921 cuando todavía todos  eran  muy pequeños. Poco después, en 1924, Charlotte y sus dos hermanas mayores, María y Elizabeth fueron enviadas al internado Clergy Daughters’School, en Cowan Bridge pueblo del condado de Lancashire. Tenía pésimas condiciones sanitarias y de habitabilidad, por lo que María y Elizabeth murieran de tuberculosis un año más tarde. La  institución fue el modelo en el que se inspiró la autora  para crear el tenebroso colegio en el que estudió  Jane Eyre.


Escuela Roe Head, en Dibujo de Anne Brontë (c.1835 - 1837)
En 1832 Charlotte entraba en la escuela Roe Head donde llegó a ejercer la docencia. Durante un tiempo, Anne también  trabajó como institutriz. Años después, Charlotte, con su hermana Emily intentaban  fundar una escuela privada, pero  el proyecto no culminó con éxito. 



Charlotte fue a Bruselas para estudiar francés: la experiencia le sirvió para crear su novela Villete (1853)  donde  plasmó  la soledad, nostalgia y aislamiento de la protagonista Lucy Snow.                                                                                             
Los hermanos Brontë fueron ávidos lectores desde niños. A causa del frecuente aislamiento, enfermedad, muerte y desolación de los que quedaban, se sumían en el mundo literario de Walter Scott  y de otros autores románticos de la época que estimulaban  su imaginación para inventar juegos dramáticos. Representaban leyendas, figuras históricas, etc. Más tarde,  esas lecturas  fueron fuente de inspiración para recrear dramas escritos con héroes, la mayoría masculinos, con capacidad para vencer cualquier enemigo, por fuerte que fuera. Emily y Anne, escribieron también obras que se han convertido en clásicas de la literatura inglesa. Charlotte escribió junto a sus hermanas Emily y Anne, Poemas (1846), libro que firmaron con los seudónimos Acton Bell (Anne Brontë), Currer Bell (Charlotte Brontë), y Ellis Bell (Emily Brontë), Jane Eyre (1847) también se escribió con la firma del pseudónimo de Currer Bell, y fue dedicado a William Thackeray.  Anne  y Emily, tras la publicación de sus novelas más conocidas en 1847 Agnes Grey y Cumbres Borrascosas, respectivamente, fallecieron de tuberculosis. Asimismo, su hermano Branwell, tuvo su vena artística como poeta y pintor, pero su trabajo fue independiente.


Gracias a su formación académica, los hermanos pudieron trabajar en la docencia como maestras  o institutrices las  chicas y profesor el chico, pues ni la literatura ni la pintura -en el caso de Branwell- les daba para vivir. Sin embargo, se puede comprobar que el siglo XIX  fue el siglo de la novela y de la novela inglesa, en concreto. Jane Austen, Charles DickensWilliam Thackeray, Charlotte, Emile y Anne Bronte, George Elliot…Con muchas de sus obras llevadas  al cine, por cierto. Pero, las  dificultades  para  vivir como escritor han sido siempre lo  normal  y el reconocimiento tardío  lo  más habitual,  también;  si a esto se añade que la autoría es de mujer, mucho peor todavía, en las  sociedades actuales, pero inimaginables  en las de  la primera mitad  del siglo XIX, porque los moldes que tenían que  romper eran  innumerables. Fue la época de la revolución industrial,  con el paso de la  vida del campo a la de la fábrica y la máquina. Se pasaba de una sociedad  agrícola  y rural a otra urbana  en  proceso de industrialización. Ello  suponía una revolución laboral,  familiar  y social  antes inimaginable, por necesidades de mano de obra  en la ciudad  y con todas las migraciones que ello  supuso; en condiciones sumamente precarias en muchos casos, porque  los derechos de la clase trabajadora, del proletariado, no existían. La  novela  pre-victoriana  y victoriana ha dejado  evidencia de  las dificultades sociales relacionadas con la pobreza  los tratos despóticos hacia mujeres y niños, la violencia como modo de educación, etc.
Las mujeres eran consideradas poco más que adornos sociales y portadoras de los hijos, Charlotte Brontë con valentía contradice la sociedad a través de su escritura. La imagen de la mujer ideal era "el Ángel de la Casa", que se espera sea fiel y sumisa a su esposo. Como Ángel era pasiva, impotente, mansa, encantadora, graciosa, simpática, abnegada y piadosa y, sobre todo,  pura. La frase "The Angel in the House" proviene del título de un poema muy popular de Coventry Patmore (1854), en el poema  tiene a su esposa como un modelo angélico  para todas las mujeres y que vale la pena comentar. 



Man must be pleased; but him to please            
Is woman's pleasure; down the gulf
Of his condoled necessities
She casts her best, she flings herself.
How often flings for nought, and yokes
Her heart to an icicle or whim,
Whose each impatient word provokes
Another, not from her, but him;
While she, too gentle even to force
His penitence by kind replies,
Waits by, expecting his remorse,
With pardon in her pitying eyes;
And if he once, by shame oppress'd,
A comfortable word confers,
She leans and weeps against his breast,
And seems to think the sin was hers;
Or any eye to see her charms,
At any time, she's still his wife,
Dearly devoted to his arms;
She loves with love that cannot tire;
And when, ah woe, she loves alone,
Through passionate duty love springs higher,
As grass grows taller round a stone.



Charlotte rechazaba esa actitud y el uso de la sexualidad para atraer a los hombres, en cualquier forma. Criticó a las mujeres que  históricamente recurrieron a su feminidad como forma de atracción, por considerar que carecían de autoestima, un destino que considera peor que la muerte. 



Sus novelas hablan mucho de la mujer oprimida, por lo que  se puede considerar  que Charlotte Brontë  fue una de las primeras mujeres modernas de su tiempo. Expresó sus ideales a través de sus palabras ahogadas. En situación de opresión, se sentía hija fea,  o solterona. Charlotte  accedió a casarse con Arthur Bell Nicholls (un compañero de su padre, el cuarto hombre en proponérselo) en 1854 pero murió un año más tarde, estando embarazada de Bell.

La novela
La historia  de Jane Eyre está  ambientada en la Inglaterra de principios  del siglo XIX.  Narra  en primera persona la historia  y evolución de una  niña, la protagonista, desde los diez años hasta su madurez.  Nos va descubriendo los  avatares pesarosos que vive, acogida como huérfana, con  su tía y primos, y el  abandono en el internado con tan sólo 10 años. 


Allí conoce a Helen Burns, su única y verdadera amiga, hasta que muere de tuberculosis. Jane crece y se gradúa en Lowood, donde se  queda a trabajar como profesora; pero,  al cumplir los 18 años decide marcharse. Por medio de un anuncio  en de periódico, logra un trabajo como institutriz en la mansión de Thornfield Hall. Tendrá que ocuparse de la educación de Adèle Varens, la protegida de Edward Rochester, dueño de Thornfield. Todo el relato está  envuelto en una atmósfera de misterio y terror; con descripciones románticas, dramáticas o dulces de su existencia, relacionadas con momentos de amor, choques por motivos sociales o por deseo de independencia personal, recuerdo de los vividos  por su autora,  Charlotte Brönte. Es una novela gótico-romántica, de influencia dickensiana, escrita en forma de atractivo retrato autobiográfico de impactante modernidad  por  la capacidad  de  expresar el  progreso emocional y personal, además de hacer un afectivo dibujo de los personajes, en especial el de la narradora, Jane Eyre como  muchacha sensible con una dura infancia que  busca  la felicidad, el cariño y el  amor. La obra  es  una espejo que refleja a la propia autora. En la primera edición, el subtítulo era una autobiografía, y  el pesudónimo  de la autora  Currer Bell fue identificado como editor, más que como autor. El subtítulo fue eliminado en la siguiente edición. 

Pueden destacarse algunas observaciones de la protagonista::
  • Enfrenta sus conflictos con los de los otros personajes que le amargan y le impiden conseguir  sus ansias de felicidad.  
  • Muestra su esfuerzo por madurar y actuar con la razón más que por medio de la imaginación que le  domina: Intenta acallar los temores, angustias y preocupaciones que asaltan cualquier mente infantil en momentos de soledad, de castigo o de incomprensión.  
  • Tiene que aprender a ser independiente mucho antes de lo que le corresponde por edad.
  • Como mujer huérfana que es, tiene un doble condicionamiento de sumisión, del que se rebela una y otra vez, intentando dejar claro su desacuerdo a las injusticias a las que se le somete. 
  • Dentro de sus circunstancias, crece y se desarrolla como persona e intelectualmente y es capaz de realizar parte de sus sueños y deseos como mujer, distintos de los  sus hermanas que aspiraban a triunfar más dentro de un rol tradicional: aspiran a tener un matrimonio convencional  y los hijos son su meta.  
Para finalizar, presentamos una deliciosa propuesta de la novela Jane Eyre realizada por Samanta Gordon. Es una síntesis del relato con ilustraciones, que puede facilitar la lectura por tratarse de un texto en inglés, corto, con los datos fundamentales de la historia acompañado de la música de 100 Years, de Five for Fighting. 



Sugerencias didácticas
La gran riqueza del relato literario hace necesaria su lectura, o por lo menos algunos capítulos de la novela  para situarse en el punto de vista de la protagonista. Aunque ahora pueda no sorprender la modernidad del texto, vale la pena situarse en el tiempo y el espacio en el que se produjo, para ver la capacidad de la autora para enfrentarse a un contexto hostil en el que las mujeres tenían un papel muy claro, relegado a todo aquello que estuviera relacionado con el hogar y la familia. Angel in the House  es un alegato  de esa teoría, que fácilmente puede leerse, comentarse y analizarse como previa, y que permite entender mejor el conjunto de la obra. 

  Como sugerencias presentamos algunas:  

  • Acercamiento a la autora, a las características de la novela romántica y gótica y al siglo XIX en Inglaterra, viendo los principales autores y recordando alguna obra de algún autor de la época que hayan visto en el cine. Fácilmente, pueden encontrar datos en Internet. 
  • Lectura de la novela observando las características de los personajes relevantes, pero observando, sobre todo el papel que juega Jane Eyre a lo largo de todo el relato, su personalidad y su forma de madurar. De especial relieve para adolescentes, por lo emotivos, son los primeros capítulos.
  • Observar la narración en primera persona de la obra y el grado de confidencialidad que otorga. Puede ser motivo para hablar del valor del diario personal, que permite expresar pensamientos, sentimientos, angustias, momentos felices, etc., y para  iniciar uno en curso que empieza. 
  • La protagonista opta por vivir en un orfanato antes que con familiares que la desprecian y sabe que la mejor vía para ganarse el sustento es la de tener una buena educación, por lo que se esfuerza al máximo para lograrlo. Este aspecto permite hacer un análisis ético del personaje, su valentía y su coraje para cambiar de  situación cuando llega a la conclusión de que ha de hacerlo. El tema permite un debate en clase de largo recorrido. 
  • Después de conocer el relato literario, aunque no sean más que de los primeros capítulos, podemos hacer una sesión en la que juntos, puedan ver la película Jane Eyre (2011) para comentar el traslado de la historia al cine, la fidelidad  de las secuencias a los capítulos, la forma de narrar adoptada en la película, la expresividad de la protagonista ante las diversas situaciones que ha de afrontar; por ejemplo: cuándo y dónde  le  castigan  con el cartel de “liar”, mentirosa  y por qué,  etc.
  • También pueden ver la serie Jane Eyre (de Susanna White) del 2006que encontrarán en Youtube, para  disfrutar de las variaciones  entre las dos películas y llegar a la conclusión de cuál prefieren, de forma razonada.